viernes, 13 de octubre de 2017


Conoce los colores armónicos de conciencia 

Ningún otro color simboliza mejor la transformación que el naranja. El amarillo y el rojo son opuestos, pero también están emparentados, se pertenecen recíprocamente como el fuego y la luz, como los sentidos y el espíritu. A diferencia del cristianismo, el confucionismo no ve en los sentidos una fuerza enemiga del espíritu.

En China, el amarillo es el color de la perfección, el color de todas las cualidades nobles; el rojo es el color de la felicidad y del poder. El naranja no se limita a estar entre la perfección y la felicidad, sino que tiene un significado propio y fundamental: es el color de la transformación.

jueves, 12 de octubre de 2017





La ley de causa y efecto:
Hemos crecido con esta ley muy presente aunque no lo sepamos, simplemente nos dice que lo que sembramos es lo que cosecharemos.  Lo que ponemos en el Universo es lo que vuelve a nosotros. La energía negativa enviada a otros volverá de nuevo a ti, pero 10 veces más potente, si siembras vientos recogerás tempestades.

Ley de la creación:
La vida requiere que participemos de ella. Somos uno con el universo dentro y fuera, somos parte de la corriente de nacimiento de la naturaleza y nuestras vidas se reproducen como el resto de ciclos naturales.


Ley de la humildad:
Nos seguirá pasando, lo que nos negamos a aceptar. Si solo somos capaces de ver los aspectos negativos en los demás, nos estancaremos en un nivel de existencia inferior; por el contrario, si los aceptamos con humildad, ascenderemos a un nivel superior.

Ley del crecimiento:
Cuando cambiamos nuestro interior, nuestra vida cambia. somos nosotros los que deben cambiar y no lo que nos rodea, para evolucionar en nuestra espiritualidad.

Ley de responsabilidad:
Cada vez que algo malo sucede, hay algo mal en ti. Lo que nos rodea nos refleja y reflejamos lo que nos rodea; es importantísimo asumir la responsabilidad de lo que en tu vida está presente.

Ley de la conexión:
Incluso si algo que hacemos parece insignificante, es muy importante saber que se hace en conexión con todo el universo. Cada paso lleva al siguiente paso y así sucesivamente.

Ley del enfoque: 
no es posible pensar en dos cosas simultáneamente.

Ley del dar y de la hospitalidad:
Debemos aprender a dar para poner en práctica lo aprendido.

Ley del aquí y ahora:
Mirar hacia atrás y vivir anclados en el pasado es lo que nos impide disfrutar del presente y estar totalmente en el aquí y ahora. Los viejos pensamientos, hábitos y sueños son los que nos impiden renovar nuestro alma.

Ley del cambio:
Si una situación negativa se presenta una y otra vez es porque en ella hay algún conocimiento que debemos adquirir. Hay que enderezar y construir nuestro camino.

Ley de la paciencia y la recompensa:
La mayor gratificación es la que demanda más dedicación, paciencia y persistencia. Amar nuestro sitio en el mundo recompensará nuestro esfuerzo a su debido tiempo, justo cuando hayamos aprendido la importancia de estos valores.

Ley de la importancia y de la inspiración:
El valor de nuestros triunfos y errores depende de la intención y la energía que desplegamos para tal fin.


Lo que somos ahora es el resultado de las condiciones de nuestro pasado. Lo que seremos en el futuro estará determinado por las condiciones del presente y uno de los factores determinantes principales de lo que seremos en el futuro es nuestro comportamiento actual.
La palabra karma significa 'acción' y se refiere principalmente a nuestras acciones físicas, verbales y mentales. Las acciones que efectuamos dejan huellas o impresiones en nuestra mente muy sutil que, con el tiempo, producen sus correspondientes resultados

Cuando hayamos eliminado de nuestra mente el aferramiento propio y demás engaños, nuestras acciones serán puras. Como resultado de estas acciones, nuestras experiencias, nuestro mundo, cuerpo y disfrutes, y los seres que nos rodean, también serán puros.
Nuestros actos determinan lo que somos. Esta premisa hace posible una vida espiritual y el Buda así lo entendió.

martes, 3 de octubre de 2017

Aquí encontraras las palabras claves para comenzar a decretar en tu día a día. 

Los seres humanos somos realmente especiales y cada uno de nosotros creamos las circunstancias de nuestra vida, aunque la mayoría de las veces no lo hacemos de forma consciente.
Fuiste dotado de un poder maravilloso, el poder de la palabra hablada. Cada palabra que verbalizas tiene incluida la fuerza de tu pensamiento y la energía de tu corazón. Tus palabras moldean tu mundo de formas que a veces no alcanzas a imaginar. Tú tienes la posibilidad de manifestar en tu vida todo aquello que quieras, y esto lo puedes hacer a través de tus palabras. Y una de las mejores formas de practicarlo es por medio de los decretos. 



¿Qué es un decreto?
todo aquello que deseas se manifieste en tu vida: amor, abundancia, salud, libertad, armonía y todo lo positivo que te puedas imaginar.
Lo importante es hacerlo con la Fé de que aquello que estás decretando se está realizando, agradeciendo por la afirmación que acabas de realizar y manteniendo todo tu ser en un estado receptivo para que todo aquello que está tomando forma lo recibas en armonía y para tu mayor Bien.

Cuando decretamos lo podemos hacer en voz alta o mentalmente.

Empezar con Yo soy o Yo estoy. Son las palabras mágicas que te conectan con tu esencia y te permiten asumir tu poder interior.
- Los decretos están formulados en tiempo presente, no son para el futuro, sino se sitúan en el ahora, Yo soy feliz, Yo estoy experimentando un creciente amor por mi mismo.
- Si te parece bien, al final puedes dar gracias porque tus decretos están actuando en tu vida. La gratitud y la Fé de que esto es así permiten acelerar armoniosamente la manifestación de tu decreto.
Al decretar, hazlo desde tu conciencia y desde el amor, y ten la convicción de que todos los decretos son poderosos y serán cumplidos en su debida forma. El poder del decreto está en relación directa con el poder y fuerza de la convicción de aquello que declaras.
Por ejemplo:
- Yo atraigo a mi vida todo aquello que me permite ser feliz y pleno.


- Yo estoy permanentemente atrayendo a mi vida la abundancia, la felicidad y la plenitud que me corresponden y la comparto con todos aquellos seres que me rodean.
- Yo soy el responsable de mi propio destino.
- Yo soy uno con el universo y me permito fluir en armonía con lo divino.

Todo momento y todo lugar es adecuado para decretar, puedes continuar haciéndolo mentalmente mientras vas en dirección a tu trabajo, mientras realizas cualquier labor, antes de algún evento específico, antes de acostarte, en sí toda oportunidad en que surja el impulso de tu interior, pero sobre todo recuerda esforzarte para cumplir tus objetivos. 

Recent Post