lunes, 22 de enero de 2018

Ofrendas Budistas

OFRENDAS BUDISTAS

El termino tibetano para altar es  “che-sam”, que  traducido literalmente significa “presentación de ofrendas”

Para que las ofrendas tengan todo su valor es necesario que vaya acompañada de una motivación correcta y que el sujeto al cual se ofrece sea digno: Buda, Bodisatvas, Maestros, seres espiritualmente elevados, objetos sagrados.
La noción de ofrenda ocupa un lugar muy importante en la tradición budista, pues es nuestra capacidad de ofrecer la que nos permite acumular en nuestra conciencia el mérito o “sonam” necesario en nuestro camino hacia el Despertar de la conciencia. 
Nos enseña también a desapegarnos de los bienes de este mundo y a ganar una cierta libertad.



LOS BOLES DE OFRECIMIENTO


ocupan un lugar muy esencial dentro del altar. Son el soporte para las ocho ofrendas tradicionales, y se disponen en un orden bien definido.

Antiguamente, en la tradición India, cuando un personaje  importante visitaba la casa se le agasajaba con estos ocho ofrecimientos. Cuando se recibía a un huésped importante, en primer lugar, se le ofrecía agua para refrescarse del camino, por lo que se le ofrecía agua para beber.
-Luego, se ofrecía agua para lavar los pies del huésped, del polvo del camino.
-Luego se le ofrecían guirnaldas de flores para honrar lo  así como se quemaba incienso en su honor y se le ofrecían perfumes.
-A continuación le ofrecían una comida exquisita.  Por último, se le ofrecía música, para deleitarse al oído.
 No nos confundamos. Los Budas no tienen ninguna necesidad de nuestras ofrendas, no esperan ningún sacrificio como recompensa a la ayuda que nos prestan. Pero se dice, que se alegran de nuestras ofrendas, cuando estas son ofrecidas con una motivación pura, pues son parte de nuestro camino hacia el Despertar. Más importante que la calidad material del ofrecimiento, es la motivación lo que da valor a la ofrenda.
 Al ofrecer las flores y el incienso, ofrecemos todas las flores y los aromas del mundo.  Al ofrecer la vela, ofrecemos la luz del sol, de la luna, de las estrellas. Todos los manjares sabrosos de todos los universos y todos los cantos y músicas melodiosas del mundo.

ARGAM: Agua para beber.  Calma el calor de las pasiones
PADIAM: Agua para lavarse. Limpia nuestra mente de las huellas negativas y de los velos que la manchan
PUPE: Flores. Abren el loto de la felicidad
DUPE: Incienso. Nos permite ver que todos los fenómenos son semejantes a un sueño o a una creación mágica
ALOKE: Luz. La luz  nos conduce a realizar la verdadera naturaleza de nuestra mente, lo que se llama la “clara luz”
GUENDE: Agua perfumada. El agua perfumada simboliza  la sabiduría junto a la compasión
ÑEUIDE: Comida. La comida se asocia a la dinámica de la sabiduría
SHAPDA: Música. La música prefigura la expansión de las múltiples cualidades del despertar

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Recent Post