miércoles, 28 de marzo de 2018

La cara oculta de Tauro


Su inercia. El cambio, no es para ahora. Ni para más tarde. Y si no puede ocurrir nunca, sería mejor. Solo se siente relajado en su universo marcado, bien formateado, reconfortante. Móvil como un armario, arrastra los pies. Para todo. 
Va con el indeciso Libra 
Choca con Aries que no tiene paciencia alguna

Sus silencios. De repente no dirá nada. Después tampoco. Semanas más tarde revelará sus quejas, sus rencores, sus resentimientos y negociará. ¡Una factura muy costosa! 
Va con el secreto Cáncer 
Choca con Capricornio a quien le gusta que las cosas sean claras. 

Su lentitud. Una decisión nunca se toma a la ligera. Excepto si se convierte en una carga cuando contempla todas las eventualidades, repasa sus proyectos, recuerda lo que ha dicho y espera mejores oportunidades. Bueno, y entonces espera… 
Va con Libra paralizada por el temor de hacer una mala elección. 
Choca con Géminis, ya camino a otra cosa. 

Su susceptibilidad. ¿Burlarse de sí mismo? ¡Y después qué ? ¡Bromear con él, ni se te ocurra! Cuando se siente atacado, se rebela, se cierra y manda todo al carajo. 
Va con Virgo que pronto analiza su comportamiento. 
Choca con Géminis que puede presionarlo con cierta perversidad. 

Su posesividad. Considera a su pareja como propiedad suya. Al igual que su casa, su automóvil, su pañuelos bordados, sus zapatos para pasear… ¿Gratificante, ¿no? 
Va con Escorpio, muy posesivo. 
Choca con Acuario quien tiene la independencia atada al cuerpo. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Recent Post