martes, 29 de mayo de 2018

La dieta perfecta está en tus manos, descubre el secreto


De acuerdo al Departamento de Estudios de Nutrición y Alimentación de la Universidad de Nueva York, existe una notoria tendencia por parte de los países occidentales a aumentar las raciones alimenticias de manera preocupante. De hecho, las porciones de comida diaria es dos veces mayor hoy en día que hace 20 años. En Guard Your Health aseguran que al no medir lo que se come podemos caer en comer hasta 5 veces más de la dosis recomendada. 

En el contexto de estos tiempos, donde los hábitos alimenticios han sufrido bastantes perjuicios, también han nacido varias tendencias que buscan reforzar los estilos de vida y comida saludables. Uno de ellos es “la dieta de la mano”, que tiene varias ventajas sobre otras dietas. En primer lugar, esta dieta se puede hacer a lo largo de la vida ya que realmente no es una “dieta” sino más bien un hábito, además no es restrictiva. Segundo, nos ayuda a formar hábitos saludables para bajar o mantener el peso. Finalmente, nos permite comer de todo un poco, pero en porciones mesuradas y adecuadas. Esto hace que sea una dieta fácil que te mantendrá feliz y motivado a lo largo del tiempo.

El tamaño de tus manos es proporcional al tamaño de todo tu cuerpo, incluídos los órganos internos encargados de recibir y procesar lo que comes. Por eso, si te alimentas pensando en porciones que no sobrepasen las dimensiones de tus manos, estarás seguro de no sobrecargar tu cuerpo y digestión.

¿Cómo aplicar la dieta de la mano?
Mira esta gráfica que explica con claridad la relación entre partes o posiciones de tus manos y las porciones de grupos alimenticios que debes comer.



1. Tus dos manos simulando un recipiente te indican la cantidad de vegetales que debes comer.

2. Usa la parte de enfrente de tu puño para calcular cuántos carbohidratos (arroz, pasta, etc.) debes servirte.

3. La palma abierta (sin tener en cuenta los dedos) debe servirte para saber cuál es la porción perfecta de carne y sus alternativas proteínicas.

4. Tu puño cerrado indica la porción de fruta adecuada para tu cuerpo.

5. Tu ración de grasas como mantequilla, por ejemplo, no debe ser más grande que la punta de tu dedo índice.

Así de sencilla es “la dieta de la mano”, además no necesitarás andar con papeles ni instrumentos de medición para todas partes, ya que sólo basta con mirar tus manos y tendrás una idea acerca de cuánto comer del plato que tengas delante.

Aquí en El Vaso Medio Lleno te recordamos que, como cada persona es única y especial, también lo es cada cuerpo. Por lo que esta dieta es sólo un referente general no pensado para las necesidades específicas de cada persona. Siempre es recomendable evaluarse con un nutricionista para que te oriente mejor acerca de cuál es la ingesta correcta de comida para tu salud.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Recent Post