miércoles, 16 de mayo de 2018

La razón de que no etas haciendo yoga cuando crees que estas haciendo haciendo yoga


Hoy en día en casi cualquier ciudad del mundo se pueden tomar clases de yoga. Las clases consisten mayormente en repetir más o menos mecánicamente una serie de posturas que requieren mucha flexibilidad y acompañarlas de un ritmo de respiración. En ocasiones se cantan mantras y practican ciertos mudras (y se pone música relajante); la mayoría de las veces no se sabe para qué se hace esto (además de crear un ambiente "yogui"). Eso es básicamente una clase de yoga, por supuesto con grandes variedades, según la escuela, pero esto es una síntesis general. Se suele buscar ávidamente lograr las posturas y en la medida en la que el alumno logra dominar estas posturas, en un logro meramente gimnástico, se considera que el yoga ha sido un éxito. No existe realmente mayor diferencia entre el yoga y el spinning, el pilates, los aerobics, o cualquier otra de estas disciplinas modernas, si bien suele haber un componente de "espiritualidad" más acentuado en el yoga, pero esto siempre con cuidado y no metiendo el ruido de lo religioso para que no se convierta en un mal negocio. (Evidentemente existen nobles excepciones, pero creo que no exagero con esta descripción del tipo de "yoga" que se ha popularizado en la sociedad secular occidental).


Para entender por qué tal vez no estamos practicando yoga cuando creemos que estamos haciendo yoga, es útil revisar el significado de esta palabra. Comúnmente se dice que la palabra yoga proviene de la raíz sánscrita  "yuj" que significa "añadir", "unir" o "yunque" según diferentes versiones.  En las diferentes tradiciones místicas de la India se utiliza la palabra yoga sobre todo para significar una experiencia, un tipo de experiencia de unión con la divinidad o la experiencia de alcanzar cierto estado de conciencia, por ejemplo el "samadhi".

En suma no hay yoga sin espiritualidad. Pero, igualmente no hay yoga ni espiritualidad sin una experiencia religiosa o mística, es decir una experiencia de re-ligarse con lo divino o con la realidad superior de la cual nuestra personalidad es una mera sombra. Podemos eulogizar todo lo que queramos y evitar el término tan vilipendiado de "religión", pero si no tenemos una conciencia religiosa (y esto no significa dogmática o ligada a este o a este otro dios) no estamos haciendo yoga. Puede ser que estemos haciendo algo muy benéfico para nosotros, y puede ser que sea útil e importante proveer un sistema de ejercicios similares al yoga dentro de una instrucción secular (para aquellas personas que no quieren tener nada que ver con lo "religioso"). Pero eso que estamos practicando no será yoga, será otra cosa, una suerte de fitness o gimnasia combinada con mindfulness. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Recent Post