martes, 15 de mayo de 2018

Técnica de sanación Hawaina repitela y observa que pasa


“Lo siento, perdóname, gracias, te amo”.
 Así de simple. Con estas cuatro palabras, que se repiten como una meditación, sirven para limpiar pensamientos erróneos y ciertos patrones de conducta, que serían la base de situaciones dolorosas y de diversos problemas emocionales y físicos. Ho’oponopono significa “corregir un error” o “hacer lo correcto”.

La técnica es antigua y está basada en la tradición y creencias hawaianas. Fue descubierta por el Dr. Ihaleakala Hew Len, cuando sanó a un pabellón entero de pacientes criminales y desequilibrados mentales sin siquiera ver a ninguno de ellos.

¿Cómo lo hizo? Según cuenta la historia, el Dr. Len, estudió la ficha de cada persona y luego, miraba a su interior para determinar, cómo él había creado la enfermedad de esa persona. Entonces, él mejoraba y su paciente también.

“Cuando limpiamos corregimos el error y el problema deja de existir y empezamos a ver cómo un proceso de corregir errores puede cambiar nuestras vidas, nuestras familias y nuestra comunidad”, dice Paulina Beyer, colaboradora de Mabel Katz, la conferencista internacional de Ho’oponopono y discípula del Dr. Hew Len por más de 13 años.

Es por eso que la técnica sirve para limpiar las memorias y pensamientos que se tienen y que crean la realidad en que se vive. Es decir, pone el énfasis en que cada persona es responsable de lo que vive y cómo lo vive.

Por ejemplo, si se tiene pensamientos o memoria de depresión es lo que se tendrá en la vida.

Su objetivo es traer paz y equilibro de una manera simple y efectiva a través de un proceso de arrepentimiento, perdón y transmutación, que se da al intencionarlo repitiendo las cuatro palabras.

“Es una forma de dar permiso a esa parte nuestra interna sabia, para que no solamente borre lo que no funciona en nuestra vida, sino que atraiga aquello que es perfecto y correcto, y que nosotros no sabemos qué es”, añade Paulina Beyer.


¿Cómo funciona?

Ho’oponopono funciona repitiendo las palabras mágicas: “Lo siento, perdóname, gracias, te amo”, por qué, según explican, abren el Ser a la Divinidad para que lo limpie y borre todos los programas que impiden estar aquí y ahora.

“Es una meditación de 24 horas al día, 7 días a la semana, todo el año. Es siempre volver al vacío, donde están todas las respuestas y las soluciones a nuestros problemas”, comenta la colaboradora de Katz.

¿Qué quiere decir cada frase?
Lo siento: se refiere a la aceptación de nuestra responsabilidad por lo que está pasando o ha pasado en nuestra vida (tanto lo bueno como lo malo). Bien sea consciente o inconscientemente, y como parte de nuestra misión de vida, hemos provocado y contribuido para vivir lo que experimentamos en este momento. Al decir lo siento decretamos explicitamente que hemos atraído esto.

Perdóname: esta frase va mas allá del significado común de pedir disculpas por lo que ha pasado o hemos hecho. Tampoco tiene que ver con disculparnos con las personas involucradas en lo que vivimos (ejemplo: si lo hacemos para sanar una ruptura amorosa; esto no implica que pedimos perdón por lo que pasó o lo que hemos hecho ni mucho menos). En el ho’oponopono realmente se refiere a que una vez hemos aceptado la responsabilidad ahora queremos dejar ir las energías o memorias que ocasionaron esta situación (por memorias nos referimos  a los aprendizajes de esta vida o de otra que nos ha llevado a actuar de esta forma).

Te amo: retomamos contacto ahora con el amor universal del creador. El vacío creado anteriormente al desapegarnos de lo que nos ataba a nuestras actitudes y resultados del pasado ahora se llena con el más puro amor en el presente. El amor es una fuerza que inspira tanto como equilibra nuestras energías con el ambiente llevándonos a fluir de una forma más armoniosa con la vida. En el fondo transmuta la energía bloqueada y permite que siga fluyendo.

Gracias: expresa la fe, en que todo será resuelto de la mejor manera para los involucrados.

¿Cuantas veces debo hacerlo?

Debes repetir esta 4 expresiones hasta que comiences a sentir cambios. No hay un mínimo ni un máximo. A medida que la apliques aprenderás  a sentir cuando lo necesitas y cuando ya ha hecho su trabajo.

Lo interesante, es que la técnica recuerda que lo que se ve en otros, también está en uno y por eso que la curación es una auto-curación.

Desde esa perspectiva, la técnica llama a “soltar” cualquier situación y dar las gracias, porque aseguran, eso automáticamente coloca a la persona por encima de los problemas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Recent Post