jueves, 2 de agosto de 2018

Cuando quieras algo, evita comentarlo con los demás


Cuando quieras algo, evita comentarlo con los demás 

Las principales causas por las cuales no debemos comentar todo lo que deseamos a quienes nos rodean serán:

Podemos generar envidia en los demás, lo cual no es para nada recomendable, porque la envidia puede ser inofensiva, pero también puede desatar en otros la necesidad de sabotear nuestros planes de cualquier manera que les resulte posible, inclusive a través de pensamientos negativos, que pueden llegar a afectarnos.

Por preocupar a quienes nos aprecian, la preocupación no es para nada deseada, atraemos cosas negativas cuando nos preocupamos y cuando los demás lo hacen por nosotros, pueden contagiarnos de ver escenarios negros donde previamente solo veíamos colores brillantes. Evidentemente todo lleva consigo un riesgo, pero debemos esperar siempre lo mejor y actuar desde la fe y la esperanza y no desde el miedo y la preocupación.

Por sentirnos presionados por no lograr hacer lo que llegamos a comentar, si bien hacer del conocimiento de proyectos, metas, planes a otros puede resultar un reto y un estímulo, también puede resultar en factor estresante y hasta paralizante. No debemos complacer, ni sorprender a nadie, si queremos sentirnos comprometidos con alguien y trabajar por no desilusionarlo, es con nosotros mismos.

Podemos recibir comentarios que nos bajen los ánimos y nos roben la ilusión, muchas veces quienes nos rodean son especialistas en hacernos dudar, en fomentar la falta de confianza y seguridad en nuestras capacidades, haciéndonos muchas veces desistir de lo que queremos lograr por sentirnos sin condiciones para alcanzarlo.

Evitamos el riesgo de decepcionarnos, algunas veces estamos esperando una reacción de alguien cuando le contamos algo que para nosotros resulta importante y resulta que obtenemos algo totalmente diferente y cuando la expectativa se cae podemos sentirnos decepcionados de esa persona.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Recent Post