martes, 11 de septiembre de 2018

Consejo de un monje Budista para limpiar tu hogar de malas energías


Consejo de un monje Budista para limpiar tu hogar de malas energías 

El concepto de “limpiar la casa” no tiene solamente un sentido literal, sino también uno simbólico. Esto puede ser útil para liberarse de cargas emocionales y de las cosas que ya no nos son útiles. Es fácil darse cuenta de que el desorden genera estrés y preocupaciones. Realizar las tareas hogareñas tomándolo como un ejercicio de atención consciente, puede aportarnos importantes beneficios e incluso transformarse en una terapia.

1) Respeto al trabajo ajeno.
Quienes no cuidan los bienes que poseen, difícilmente cuiden a las personas que los rodean. No debemos olvidar que cada objeto que poseemos es el resultado del trabajo de una persona que lo creó o lo inventó y que esa persona depositó en ese objeto su esfuerzo y su tiempo.

Debemos cuidar cada cosa que poseemos y demostrar gratitud y respeto por el trabajo de los demás.

2) Agradece lo que recibiste.
No debemos tirar las cosas que ya no son útiles sino pensar en que hay alguien más a quien podrían servirles. Es por eso que el reciclaje es importante porque no tiene que ver solamente con la acumulación de desechos que afectan el medio ambiente, sino también con la ayuda que podemos brindar donando lo que ya no utilizamos.

3) Limpia y ordenada en momentos de tranquilidad.
Comienza a limpiar tu casa cuando te encuentres sola y con el mayor silencio posible. La mañana a primera hora o la noche cuando ya todos duermen es el mejor momento para ocuparse con tranquilidad de las tareas hogareñas.

En este momento, tu corazón se sentirá sereno y el espíritu se ocupará tranquilamente de todas las tareas que hayas pensado durante el día que debes realizar.

4) Respira aire nuevo.
Antes de comenzar la limpieza, abre puertas y ventanas aun cuando haga frío y deja que el aire enviciado del interior salga hacia fuera al mismo tiempo que respiras aire nuevo para darte las energías que necesitas para trabajar dentro de tu casa.

5) No dejes platos sucios en la cocina.
Sabemos que llega la noche y después de cenar lo único que queremos es nuestro merecido descanso, pero en la mañana cuando te levantas, encontrar una cocina repleta de platos y trastos para lavar, no predispone para bien.

En la naturaleza, cada proceso debe estar terminado al final del día con el fin de que pueda empezarse un día nuevo con energía renovada.

Empezar el día con cuestiones negativas sólo desequilibra nuestra paz interior.

6) Mantente concentrado.
Concéntrate únicamente en la limpieza de tu casa y evita pensar en otra cosa. No dediques tu tiempo a planificar el día, a realizar una lista mental de las compras o a otras preocupaciones.

Tu atención debe estar puesta en el aquí y ahora. Esto hará tu trabajo más sencillo y más satisfactorio.

7) En una casa se comparte.
En ningún lugar está escrito que las tareas hogareñas deben recaer sobre una sola persona. Debemos enseñar a los otros habitantes de la casa el arte de la limpieza y a que cada uno cuide su propio espacio evitando invadir todos los lugares disponibles.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Recent Post