martes, 11 de septiembre de 2018

Meditación de la máxima abundancia "Rayo dorado"


Meditación de la máxima abundancia "Rayo dorado"

Meditación con el rayo dorado
Cierra los ojos y afloja todos los músculos. Siéntate, o acuéstate, lo importante es que estés cómoda.

Primero invocaremos a la luz violeta transmutadora para que nos ayude a sanar los rencores y odios que tengamos en nuestro corazón.

Aunque creas que no tengas sentimientos negativos, sí los tememos. Visualiza y siente la luz o llama violeta entrando por tu chacra coronario.

Solicítale amorosamente que limpie de miedos, rencor y odio cada célula de tu cuerpo. Que la transmute en energía sanadora y pide perdón a aquellas personas que has hecho daño de manera directa o indirecta.

Continúa con la llama violeta hasta que te sientas liviana. Es posible que llores, dependiendo de tus experiencias, es totalmente normal y deja que fluya. Es la limpieza.

Ahora Visualiza el rayo de oro-rubí que entra en tu chacra coronario, solicita que empape cada célula de tu valioso cuerpo mientras visualizas tus células brillando con un aura dorado.

Agradece a ambas llamas y continúa con su el ejercicio hasta que estés lista para regresar. Este ejercicio me ha sido útil, compártelo con tus amistades.

Decretos Iniciales
1 – MI AMADO SER CRÍSTICO “YO SOY” EN MÍ: ¡te amo, te adoro! yo invoco la llama dorada del Crísto Cósmico de amor e iluminación para que me envuelva hoy. “YO SOY” LA ILUMINACIÓN Y SABIDURÍA DE DIOS dirigiéndome en todo lo que yo haga. Yo escucho, comprendo y bendigo a toda vida que yo contacte en este día.

2 – Ahora comprendo que viva, dentro de mi cuerpo físico, está la llama sanadora que me corrige de toda imperfección. Ahora se, que viviente dentro de mi cuerpo físico, tengo el infinito poder proveedor de todas mis necesidades y requerimientos. Ahora realizo que VIVA dentro de mi cuerpo físico está la INTELIGENCIA por medio de la cual todas las formas me darán la perfección que existe dentro de su esencia primaria. Ahora estoy seguro de que no hay sino UN SOLO PODER: DIOS DENTRO DE MI PROPIO CORAZÓN!… y que este poder actúa para mi según la fe que yo tenga en Él. De esta manera, mi Santo ser Crístico “YO SOY” en mí, yo te llamo. Ven y deja que tu plan divino se cumpla.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Recent Post