viernes, 27 de diciembre de 2019

Consejos Budistas para convertir lo negativo en sabiduría


Sé paciente, resiste el impulso de actuar

Solemos asociar la paciencia a una actitud pasiva y poco glamorosa. Cualidades como la pro actividad y la compasión son mucho más populares. Sin la paciencia, el resto de las cualidades pueden ser bastante volubles. Ser pacientes no implica simplemente esperar, sino ser capaces de usar inteligentemente ese tiempo, para recopilar más información o crecer como personas, desarrollando las herramientas que necesitamos para hacerle frente al reto. Practicar la paciencia consiste en notar lo que sucede y, en vez de reaccionar, aguardar el momento oportuno para responder.

Reconduce la responsabilidad hacia ti

Para la filosofía budista, somos los máximos responsables de nuestra vida ya que, de una forma u otra, todas las decisiones que hemos tomado nos han llevado al punto en el que nos encontramos.
Eso no significa pensar que todo depende de nosotros o que debemos asumir la responsabilidad por todo lo que sucede, lo cual sería irracional, pero nos ayuda a aprender de las experiencias y a no cometer los mismos errores.

Libera tu ego

Según esta filosofía, aunque nos vemos como individuos aislados, en realidad todas las cosas están interconectadas y abiertas al flujo de la vida. Las críticas nos hieren y enfadan precisamente porque consideramos que es un ataque a nuestro ego. Si asumimos que estamos en constante cambio, podemos comprender que esa crítica forma parte del pasado y se refiere a un “yo” que probablemente ya no existe. Nuestro problema es que nos confundimos y creemos que somos los reflejos que estamos proyectando en nuestra mente.

Practica la aceptación radical
Muchos piensan que aceptar es sinónimo de pasividad y resignación. En realidad, aceptar es el primer paso del cambio. Si queremos cambiar algo que no nos gusta, primero debemos aceptar que existe una situación que nos molesta o desagrada. Al contrario, negar la realidad implica quedarse bloqueados en una situación que nos genera malestar. Practicar la aceptación radical implica asumir una actitud madura.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Recent Post