viernes, 6 de diciembre de 2019

Hábitos de monjes Budistas difíciles pero necesarios para la vida

Los principios y hábitos más importantes del budismo que todos podemos adoptar en nuestra vida diaria.
Si bien pueden parecer difíciles al principio, si te mantienes en ello, te beneficiarán toda la vida.

Eliminación del desorden externo
¿Sabías que el Buda nació príncipe? Sí, podría haber pasado su vida en un palacio grande y hermoso donde todo se hace por y para él.
Pero no lo hizo
Abandonó todo cuando se dio cuenta de la naturaleza frustrante del materialismo.
2300 años después, los monjes budistas hacen lo mismo. Mantienen las posesiones materiales al mínimo y sólo tienen lo que necesitan para vivir su vida. Por lo general, todo esto cabe en una mochila pequeña.

Reorden interior: cuidar de los demás
En muchos círculos budistas, los monjes aprenden a hacer cosas no para sí mismos, sino para el mundo entero.
Cuando meditan, es por el bien de todos. Intentan alcanzar la iluminación para alcanzar su pleno potencial y ayudar a los necesitados.
Cuando puedes desarrollar este tipo de actitud desinteresada, te concentras menos en tus problemas personales. Te pones menos emocional con las cosas pequeñas y tu mente se vuelve más tranquila.

Escuchar con atención y sin juzgar
Nuestros cerebros juzgan naturalmente a los demás. Pero según los budistas, el objetivo de la comunicación es ayudar a los demás y a nosotros mismos a sufrir menos.
Criticar y juzgar obviamente no ayuda.
Centrarse en una cosa
Este es un punto simple, pero subraya un aspecto clave de la filosofía budista.
A los monjes budistas se les enseña a concentrarse en una cosa a la vez. Lo que sea que esté sucediendo en tu momento presente, dale toda tu atención.
Cuando hacemos varias tareas a la vez, a menudo pensamos que estamos haciendo más cosas. Sin embargo, se ha demostrado científicamente que el cerebro no se las arregla bien con la multitarea. En realidad, la calidad de su trabajo cuando se trata de multitarea no es tan alta.

Deja ir lo que no puedes controlar
Dejar ir cosas que no puedes controlar es una gran parte de cómo los monjes budistas viven sus vidas.
Cuando te das cuenta de lo impermanente que es todo, empiezas a dejar ir y a disfrutar de la vida por lo que es en ese momento.

Dar todo lo que tienes
Dar todo lo que tienes es similar a enfocarse en una cosa a la vez.
Cuando estés haciendo algo, acéptalo con cada aspecto de tu ser.
Esto no significa convertirse en un agresivo caballo de trabajo, creando estrés para ti y las personas que te rodean.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Recent Post