viernes, 7 de febrero de 2020

La ansiedad según el budismo y como combatirla



Para el budismo ciertas emociones son consideradas nocivas, casi venenosas, por ejemplo el miedo, la ira y la frustración. El Dalái Lama ha declarado en varias ocasiones que la causa de nuestra infelicidad es que no sabemos manejar nuestras emociones. 

Eres responsable de ti mismo

Para el budismo, el acto de liberación depende de uno mismo. En esta corriente, en esta religión, no hay un “salvador” que venga a ayudarnos, sino que somos nosotros quienes, con nuestra fuerza interior, nuestra decisión y motivación, hemos de ser capaces de hacer frente a los problemas diarios. A nuestras propias limitaciones.

Muchos de nosotros responsabilizamos a los demás de nuestros problemas, la persona más importante en tu vida eres tú.

La importancia del no-apego

Desde el momento en que fijas tu existencia a cosas o personas, eres menos libre y estarás casi condenado al sufrimiento.

Lo ideal es establecer un apego saludable. Ama a tu pareja, pero fomenta también tu libertad, tu autoestima, tu crecimiento personal. No permitas que un apego excesivo vulnere tu autoestima, porque todo ello nos genera a su vez una alta sensación de estrés.

La importancia del “aquí y ahora”

¿De qué te sirve centrarte en el pasado, en lo que ya no está? Tu oportunidad está en el presente, en el “aquí y ahora”. En este mismo instante tienes la oportunidad de cambiar cosas para ser feliz. ¿A qué esperas?

Esos recuerdos se centran generalmente en errores cometidos, en lo que hemos perdido, en las personas que nos hicieron daño o incluso tendemos a focalizar nuestra atención en todos esos elementos estresantes, que nos generan aún más ansiedad.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Recent Post